LAMOTRIGINA 50 MG - 30 COMPRIMIDOS DISPERSABLES

ANTICONVULSIVANTES ANTIEPILÉPTICOS
Disponibilidad: Disponible
SKU
BE0025
LAMOTRIGINA 50 MG - 30 COMPRIMIDOS DISPERSABLES está disponible para comprar en incrementos de 1

Indicaciones

Epilepsia: la lamotrigina es un antiepiléptico que puede usarse solo o como terapia asociada, en cuadros de crisis parciales o las del tipo tónico-clónico generalizadas, primarias o secundarias; se puede emplear en adultos como monoterapia o asociado a otros anticonvulsivantes y sólo como terapia conjunta en niños. Síndrome de Lennox Gastaut: en crisis asociadas con este síndrome.

Posología

Vía oral: Epilepsia: Monoterapia, adultos y mayores de 12 años: 25 mg/24 hs durante las 2 primeras semanas, seguida de 50 mg/24 hs durante las 2 semanas siguientes. Posteriormente incrementar en 50-100 mg cada 1-2 semanas hasta respuesta óptima. Dosis usual de mantenimiento: 100-200 mg/ 24 hs en 1 ó 2 tomas (excepcionalmente, algunos pacientes han requerido 500 mg/día). Niños: no se recomienda. Terapia conjunta con valproato con/sin otros antiepilépticos: a) Adultos y mayores de 12 años: 25 mg/48 hs durante las 2 primeras semanas, seguido de 25 mg/24 hs durante las 2 semanas siguientes. Posteriormente incrementar en 25-50 mg cada 1-2 semanas hasta respuesta óptima. Dosis usual de mantenimiento: 100-200 mg en una dosis o divididos en 2 tomas (excepcionalmente, 500 mg/día se han requerido). b) Niños de 2-12 años: 0.15 mg/kg/24 hs durante las 2 primeras semanas, siguiendo con 0.3 mg/kg/24 hs durante las 2 semanas siguientes. Posteriormente incrementar en 0.3 mg/kg cada 1-2 semanas hasta respuesta óptima. Dosis usual de mantenimiento: 1-5 mg/kg/día en 1-2 tomas, hasta un máximo de 200 mg/día. Terapia conjunta con antiepilépticos inductores enzimáticos con/sin otros antiepilépticos (excepto valproato): a) Adultos y mayores de 12 años: 50 mg/24 hs durante las 2 primeras semanas, seguido de 50 mg/12 hs las 2 semanas siguientes. Posteriomente incrementar en 100 mg cada 1-2 semanas hasta respuesta óptima. Dosis usual de mantenimiento: 100-200 mg/12 hs (excepcionalmente, se han requerido 700 mg/día). b) Niños de 2-12 años: 0.3 mg/kg/12 hs durante las 2 primeras semanas, continuando con 0.6 mg/kg/12 hs durante las 2 semanas siguientes. Posteriormente continuar con incrementos de 1.2 mg/kg cada 1-2 semanas hasta lograr la respuesta óptima. Dosis usual de mantenimiento: 2.5-7.5 mg/kg/12 hs hasta un máximo de 400 mg/día. Nota: en pacientes que toman fármacos antiepilépticos de los que se desconoce la interacción farmacocinética con lamotrigina, se deben utilizar las dosis graduales ascendentes recomendadas para la administración de lamotrigina conjuntamente con valproato.

Contraindicaciones

Alergia al medicamento. Niños menores de 2 años. Madres en período de lactancia (lamotrigina se elimina por la leche). No se conoce el efecto que pudiera tener sobre el recién nacido. Embarazo: los estudios sobre animales han registrado toxicidad materna y toxicidad fetal secundaria (disminución del peso fetal y/o retraso en la osificación), así como muerte fetal, disminución del consumo de alimentos y la ganancia de peso en la progenie, alargamiento del período de gestación, prematuridad y muerte postnatal. Aunque no se han registrado efectos teratógenos en animales, la lamotrigina reduce los niveles de folato fetales en ratas, efecto que en otras ocasiones ha sido asociado con teratogénesis en animales y humanos. No hay estudios adecuados y bien controlados en humanos. Estudios anteriores han registrado un aumento exponencial de los efectos teratógenos con la administración conjunta de otros antiepilépticos. Los hijos de madres epilépticas tratadas con anticonvulsivantes, tienen cerca del doble de probabilidades (4%) de adquirir una malformación congénita; no obstante, en casos graves, se recomienda no discontinuar la administración de fármacos antiepilépticos, ya que los riesgos asociados al tratamiento suelen ser menores que los derivados de la precipitación del status epilepticus (hipoxia y trauma asociado, pudiendo llegar a muerte fetal); se deberá considerar la interrupción del tratamiento sólo en aquellos casos en que la naturaleza, frecuencia y severidad de las convulsiones no conlleve un riesgo serio. Es aconsejable monitorizar los niveles plasmáticos de los fármacos antiepilépticos; también se recomienda un suplemento de ácido fólico durante el embarazo (Categoría C de la FDA.).